Olivier Véran, el ministro de Sanidad francés, se pone la vacuna de AstraZeneca para evitar los miedos