Los países europeos se blindan ante la expansión del coronavirus