Un pastelero francés encuentra la receta más dulce del coronavirus