Portugal es la envidia de sus vecinos en la gestión de la crisis del coronavirus