La posesión de armas en EEUU, de nuevo en el punto de mira tras los atentados de Ohio y Texas