El presidente chino conocía la gravedad del coronavirus 15 días antes de reconocerlo públicamente