Roy, el anciano de 91 años que promete caminar 160 kilómetros para salvar los pubs británicos