Los niños tailandeses rescatados permanecen sin contacto directo con el mundo exterior