La tensión vuelve a las calles de Hong Kong por la nueva ley china que amenaza su autonomía