Un terremoto de 6 grados siembra el pánico en el sur de Puerto Rico