La 'toma de rehenes' de Montreal se pudo deber a una borma telefónica