Turquía abre sus fronteras con Grecia para que los refugiados sirios puedan entrar en Europa