Los vacunados pueden olvidarse de la mascarilla y la distancia social en EEUU