Una veterana de guerra rusa de 97 años recauda dinero para las familias de los médicos muertos por coronavirus