Homenaje en Nueva Zelanda a las 50 personas asesinadas en el brutal ataque contra dos mezquitas