Ibarretxe define la Ley en defensa de las víctimas como un "dignísimo broche"