El ministro de Cultura, sentenciado en 2017 a pagar 243.000 euros por fraude fiscal