La Abogacía del Estado acusa a la jueza del 8M de vulnerar el estado de alarma impulsando una causa no urgente