Denuncian que los agentes destinados en Cataluña se juegan la vida por 10,66 euros la hora