La huelga fracasada en Barcelona acaba en caos y violencia