Las aglomeraciones en las playas de Barcelona causan estupor: como si no hubiera virus