Las aguas residuales radiografían nuestros vicios y alertan de que queda lo peor de la segunda ola