La imagen de una noche de furia que Cataluña no olvidará