Barcelona intenta recuperar la normalidad tras vivir la noche más violenta