Oubiña, de capo de la droga a vender en el mercadillo