Castilla-La Mancha abre la hostelería y permite la movilidad dentro de la región, salvo en tres pueblos de Toledo