La ceniza acumulada en La Palma cubre hasta los pinos: los científicos intentan predecir nuevas bocas