La ceniza que cubre las calles de la capital de La Palma ahuyenta a los turistas de las terrazas de los bares