Las cenizas que emite el volcán superan todos los límites y envuelven a La Palma en una nube negra: “Es un infierno”