Los vetos cruzados a los pactos postelectorales dibujan dos bloques ante las urnas