Las defensas del procés cuestionan la legitimidad del Supremo