Desescalada de las autonomías, señales de que la pandemia remite