Los móviles de los 104 detenidos que han pasado a disposición judicial en Cataluña, la clave para conocer la autoría intelectual de los disturbios