Luces y sombras del estado de alarma, desconcierto tras el 9 de mayo