Torra cede y los funcionarios retiran los símbolos considerados no neutrales de los edificios de la Generalitat