El gobierno defiende que la petición de penas de la abogacía por sedición es adecuada