Hilario, aislado en su casa de Los Machucos, recibe comida de todo el pueblo gracias a helicópteros