Tres días de agonía en Todoque, pero la Iglesia sigue en pie