Impotencia tras ver cómo la lava devora las casas de La Palma que han quedado enterradas para siempre