Y al octavo día: estalló el volcán