El independentismo se hace notar a las puertas del Supremo