Abstenerse en la investidura de Sánchez deja de ser tabú en la derecha y el PSOE amenaza con elecciones