Laura lleva tres días sin pegar ojo vigilando si su casa de Los Llanos es engullida por la lava