La lava engulle el campo de fútbol de La Laguna y deja sin sede a un club histórico de La Palma