La lava que discurre por debajo de las coladas, un peligro imperceptible incluso para los vulcanólogos