La nueva ley de atención al cliente acaba con el contestador automático y dará servicio 24 horas