Pedro Piqueras y el responsable de la UME en La Palma, extrañados por lo que hace la lava en su avance