Sánchez y Casado, 45 minutos de una reunión sin final feliz