Los periodistas, blanco de las iras de los violentos en Barcelona