Doña Pilar de Borbón, incinerada en el panteón de San Isidro